Lo ultimo
Cargando...
lunes, 7 de agosto de 2017

Info Post
Muchos descubrimos a Stephanie Brown en las páginas de Robin (Tim Drake) de Chuck Dixon. Supo ser Spoiler, la hija de Cluemaster, Robin, Batgirl y de nuevo Spoiler, en ese orden. 
Hoy y aquí, analizaremos la breve etapa en la que llevó el manto de Batgirl, una heroína fresca y divertida de leer, con unos dibujantes envidiables que plasmaron sus aventuras y correrías.

BATGIRL, STEPHANIE BROWN Por Mark Shawn

Luego de varios sucesos ocurridos en Batman RIP (que provocaron, entre otras cosas, la separación de ella y Tim), Stephanie Brown logra graduarse de la preparatoria e iniciar sus estudios en la Universidad. Por otro lado, Cassandra Cain ha entrado en un estado de desilusión y depresión producidos por la aparente muerte de Bruce, por lo que decide renunciar al manto de Batgirl y cedérselo a su amiga Stephanie.

Lo primero que notamos de la serie es que todos sus episodios los escribe el mismo guionista: Bryan Q. Miller, lo que es un acierto. Es decir, nada de cambios de orientación buscando nuevos lectores, ni demás estrategias ya conocidas. El trabajo del guionista en Teen Titans me gustó muchísimo y esperaba un nivel parecido aquí. La forma en que comienza la presentación de esta "nueva" Batgirl (entrecomillado porque ya conocíamos a la chica de su época como Spoiler) me pareció el correcto. Stephanie es un personaje de la Batifamilia con mucho potencial por explotar, y si el guionista era astuto podría lograrlo. Meter en la misma serie a Leslie Thompkins, Bárbara Gordon y Wendy Harris fue otro acierto. 

Wendy surgió en la serie animada de Los Superamigos junto a su hermano Marvin. Si bien esta reformulada versión de Wendy se la debemos al prolífico Geoff Johns, quizá la prisa con la que este guionista abandonó la serie hizo que no aprovechase demasiado al personaje. En Batgirl, Miller reintroduce a Wendy como un personaje de apoyo interesante y con mucho para ofrecer, y no desentona en absoluto ya que, a fin de cuentas, Batgirl es una serie de chicas. Aun no puedo creer como Geoff Johns no aprovechase mejor a los Gemelos Marvin y Wendy. ¡Si con solo presentarlos ya nos cayeron bien! Especulo que se quedó sin tiempo para armar con ellos una buena historia, cambió de proyecto y ni se acordó o se molestó en dejar algunas directrices para sus vidas. Y en manos de otros guionistas menos melancólicos, los volaron de un plumazo vía perro demoníaco. ¡Pobrecillos!

Tras Bárbara Gordon, al fin tenemos una Batgirl con carisma. Me hago cargo de mis dichos, pero: ¿Acaso hay algún fan de Cassandra Cain? Lo dudo. La chica no era de las que se hacen querer, aunque de todas maneras su serie duró bastante, debo reconocerlo.
Me gusta mucho el papel que asume Bárbara, al menos en los primeros números, como tutora de la inexperta Steph una vez que fracasaron sus intentos por disuadirla de usar la capa. ¿Quién mejor que ella para guiarla? 
La emoción también tiene lugar en esta colección, como demuestra el siguiente diálogo entre Babs (que intenta que la chica canalice todo su odio por su situación en acciones más provechosas) y Wendy:

B- "La Dra. Thompkins me dijo que tenías una clase de relación con los Teen Titans.
W- Se... suponía que no le... diría a nadie...
B-¿Has considerado tomarte un poco de tiempo para llamarlos? Estoy segura que les encantaría saber de ti...
W- Ni siquiera puedo imaginarme volver con los Teen Titans... No... así. Digo ¿qué clase de estúpido superhéroe anda en una silla de ruedas? Ya ni siquiera tengo a mi hermano… ¡No necesito tu ayuda! ¡No necesito a nadie! Si Marvin estuviera aquí... ¿Por qué Marvin también se tuvo que ir?
B- No estás sola Wendy... No si no quieres estarlo"

En el Nº 7 debuta la motocicleta característica de esta Batgirl (Ricochet) y solo puede describirse con una palabra: horrorosa. Un cilindro violeta con ruedas que si no te lo dicen ni te imaginas que de una moto se trata. ¡He visto diseños mejores!


¿ALGUIEN VIO LA PELÍCULA TRON?
Todo el jugo que no le sacó Johns a sus Marvin y Wendy, se lo saca Brian Q. Miller en Batgirl, y nosotros, los lectores podemos disfrutar con ello y estar agradecidos de tanto talento.


Entre los Nº 9 y 12 tiene lugar la saga titulada Inundación. Una saga clave en el devenir de la colección porque es aquí donde se asientan y aceitan los lazos entre la antigua Batgirl (Bárbara) y la nueva (Stephanie). Construyen su propia "cueva" (a la que le dan el tecnológico nombre de Firewall) bajo el departamento de Oráculo, y suman a Wendy Harris al grupo, como una Oráculo asistente, cuando la titular no puede estar disponible (lo que no deja de ser lógico, porque las ramificaciones de sus servicios eran astronómicas). En Inundación, se resuelve la trama iniciada por el guionista en sus Teen Titans. Las chicas, sí, todas ellas, rescatan el cadáver del pobre Marvin de las garras enfermas de su padre, que termina en donde se merece estar: el Arkham Asylum. Me pareció entrañable que recuerden aquí al pobre Kid Eternity, que Noah (The Calculator) utilizaba como conducto para autoengañarse y creer que su pobre hijo aun seguía vivo. Por otro lado debo decir que el título de la saga resulta engañoso por donde se mire. Salvo una lluvia intensa y constante, ninguna inundación tiene lugar en la ya de por sí propensa a las catástrofes naturales Gotham City. No puedo dejar de destacar el magnífico trabajo del dibujante Lee Garbett, ni las geniales portadas de Stanley Lau, dos completos desconocidos para mí.

Con esta Batgirl vuelven los batarangs especiales: viscosos, eléctricos y congelantes, son algunas de las versiones más recurrentes de su repertorio.

A diferencia de cuando era Spoiler, Stephanie demuestra aquí que le sobra carisma para ponerse al hombro una serie mensual. Y pese a transcurrir en Gotham, los demás miembros de la batifamilia la dejan volar bastante libremente, sin cruces constantes que solo opacarían la labor de la chica. Me agradan las vivencias universitarias por las que pasa, aun cuando su otra identidad es injustamente acusada de asesinar a uno de sus compañeros.



Como suele ser habitual en todas las colecciones, Batgirl tuvo sus correspondientes team-ups. El primero con Supergirl, en una aventura muy menor pero simpática, y el segundo con el nuevo y desagradable Robin (Damian). Esta historia es sencilla: deben evitar el secuestro de un micro escolar, pero está tan bien llevada que divierte mucho. La constante seriedad y negatividad de Damian es el contraste perfecto para la frescura y desfachatez de Stephanie, que hace gala de una paciencia tan gigante como su valentía. El final es impagable, con ambos saltando y divirtiéndose en un castillo inflable. Deben leer esta historia, se las recomiendo.


Por esta época se incorpora a la colección el talentoso Dustin Nguyen, con sus variados recursos plásticos que pone al servicio de la colección.
Al comienzo no me gustaba el nuevo traje, pero con el correr de los episodios comprobé lo equivocado que estaba. Es moderno, y a la vez respetuoso de la tradición de la Batgirl original.

Cualquier guionista que se precie, sabe que además de preocuparse por el avance del protagonista del título, debe velar por la vida de sus secundarios. Y Bryan Q. Miller demuestra con creces que aprendió esta máxima. Por consejo de la siempre ubicada Leslie Thompkins, Wendy decide realizar un viaje, para intentar recuperar el uso de sus piernas. Inicialmente pensé que iría a las montañas (¡no!, ¡no a la casa del Abuelito! – Reference to Heidi, for the youngest!) en busca de Richard Dragon, conocido en recuperaciones milagrosas. Sin embargo, el destino del viaje de la chica será la enigmática ciudad de Nanda Parbat, y vaya a saberse en que colección se continuó el asunto. Lo más probable es que en ninguna, porque como si de una ola de antimateria se tratase, el Universo de las New 52 acabó con todas ellas, ¿o no?

El último nro trae, ¡cómo no!, el enfrentamiento entre Stephanie y su padre: El Amo de la pistas, diría Perfil, al que todos creían muerto. Es un nro especial, en donde las páginas finales son imaginarias splash pages de lo más emocionantes para cualquier lector que quiera bien a la gran Stephanie Brown. No puedo negar lo mucho que disfruté su breve estrellato. Para todos aquellos que buscan una buena serie con protagonista femenina, sepan que los 24 números de Batgirl Stephanie Brown se pueden leer con mucho gusto. Pura aventura y desarrollo de personajes. 


Nos leemos en el Archivo.


5 comentarios:

  1. Buena Nota Marki.
    Particularmente no leí esta serie, pero si he seguido a Esthepanie en las paginas de Robin y Batman o Detective, y parece ser esos personajes que crecen por si mismos, si bien es a capricho del guionista de turno al ser una segundona y no ser el foco de atención parecería que se ella escapa a los planes del guionista. puede que le de una oportunidad en solitario con esta serie (cuando termine las 30 lecturas empezadas que tengo).
    Hoy esta ex Batgirl volvio a ser Spoiler en las paginas de la genial detective comics etapa rebirth. serie que ya recomende.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Gran informe como siempre Sr. Cazahombres, ya me mareo con la batifamilia es más grande y complicada que la del Padrino.
    Dr. Kadok

    ResponderEliminar
  3. gracias, cosa rara en mi lei toda la nota y me gusto, debo estar enfermo

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias por comentar! Se agradece. La idea de estos informes es permitir que mucha gente que quizá ni le den una oportunidad a estos comics protagonizados por Stephanie, comprueben que en ellos se cuentan muy buenas tramas. No es necesario que una superfigura sea el protagonista. Solo basta con tener buenas ideas y un guionista competente. En Batgirl, encima, tenemos unos magníficos dibujantes. Simpático el último comentario. Solo espero que la lectura de la nota no sea la responsable de su enfermedad. ¡Hasta otra!
    PD: Quedaron geniales los dibujos que acompañan mi texto. ¡Felicitaciones al editor fantasma!

    ResponderEliminar
  5. La primera vez que veo lo de Batgirl, no sabía que existía la versión femenina de Batman, muy bueno!

    ResponderEliminar