Lo ultimo
Cargando...
miércoles, 19 de julio de 2017

Info Post
"Conecté la TV, intentando limpiar mi mente de problemas. Si la religión era el opio del pueblo, la televisión era el crack, y yo estaba buscando una buena dosis de ambas"

AMÉRICA PERDIDA. Por Mark Shaw

Desde que un día (en los 90's) vi la portada del N°1 de The American. Lost in America, había deseado leerla. Finalmente pude hacerlo y encontré un relato bastante curioso, escrito por Mark Verheiden y dibujado por Chris Marrinan, sí, ese que fuera el sucesor de George Pérez en Wonder Woman y al que queríamos matar los que veníamos leyendo la serie de la amazona. En esta miniserie de 4 episodios, Marrinan está un poco más suelto en su trazo logrando incluso viñetas aceptables.

Verheiden plantea una historia en la que combina: política, religión y superhéroes. Encontramos a políticos empleando campañas publicitarias inescrupulosas para llegar al poder y utilizando, como instrumento de su ascenso, a The American. Por otro lado, una secta de telepredicadores también colocan sus ojos sobre el héroe patriótico deseando reclutarlo para fines no menos lícitos. Un periodista y la amante del superhéroe, serán los encargados de intentar liberar de estas redes de manipulación al pobre (es que lo que tiene de fuerte lo pierde de listo). La miniserie es una lectura amena pero que tiene un defecto crucial: ya desde el nro uno sentimos que la trama está empezada, algo pasó antes de estos acontecimientos y ni el guionista ni el editor de NORMA (que en esa época no se prodigaba demasiado por la inclusión de notas) se molestaron en aclararnos y, por lo tanto, existe ese tufillo inicial de que no todas las piezas están en el tablero.
The American en pleno "lavaje de cerebro"
La campaña política del Gobernador
valiéndose de la figura del héroe americano.
Mención aparte para las portadas de Dorman (portadista además del Grandes Historias Perfil La seducción del revolver) y de Mike Mignola, ambas totalmente absorbentes. Solo por esa portada del N°1(que creo tener como poster en un número de los Next-Men de Norma) es que deseaba leer estos comics.

La miniserie trata de tener un mirada crítica sobre la sociedad americana y la manipulación del ciudadano. Manipulación llevada a cabo por parte de los medios, de los políticos, de la religión, ¡de todos!, sin que la mayoría lo perciba. Pero es un querer y no poder, con un guión errático y unos cambios de tono que me terminaron desconcertando. Entre otras cosas, nunca queda muy claro si The American tiene algún poder especial o es simple entrenamiento lo que le da su fuerza, fuerza nunca desmedida vale aclarar. No niego que sea una miniserie curiosa, pero no me terminó de convencer...y había esperado tanto por ella.

(Esta nota fue posteada originalmente en el facebook de Mark
si queres leer mas notas hacete amigo y seguilo en FB)


1 comentarios:

  1. Es increible como se te quedan grabadas estas cosas en la retina me recontraacuerdo de esa tapa del mono!!! Como decis, no se si de verla en el kiosco o de algun podter interno de Cimoc o Nextmen. Otro misterio noventoso resuelto...
    Dr. Kadok

    ResponderEliminar